sábado, mayo 20, 2006

Y el tiempo no para

Cuando el resplandor de la verdad cae sobre el manto de piedades, las sutilezas pasan a casa del vecino. La cultura de saber cada día menos, y el espiral en caída te sumerge.
Partimos en el regazo de tu codicia, y aterrizamos en la puerta de la mentira.
Aunque el viento sople fuerte y la arena no este mojada el canto será sordo para esos oídos mudos.
Volaremos en un barco de cristal y sufriremos las nauseas del abismo. Y cuando te canses de flotar avísame, así apago el motor y escribimos una canción.

1 Comentarios:

At 3:17 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it digital cameras O2 pay as you go mobile phones

 

Publicar un comentario

<< Inicio